Lesiones en el rugby



El rugby es un deporte de contacto, y como en cualquier actividad con estas características es frecuente encontrar, tanto en partidos como en entrenamientos, lesiones que afecten a los jugadores. Por conocimiento general o sentido común, se sabe lo que significa una lesión, pero la International Rugby Board (IRB) la define como “cualquier dolencia física que sea causada por una transferencia de energía que exceda la capacidad del cuerpo de mantener su integridad estructural y/o funcional, sufrida por un jugador durante un partido o un entrenamiento de rugby, independientemente de la necesidad de atención médica o exclusión de las actividades”.
Existen varios factores por los que un deportista puede lesionarse, algunos están relacionados con la preparación física y la alimentación, otros con los golpes contra otros jugadores o malas caídas y por último los que tiene que ver con factores climáticos como la temperatura o la presión. Los factores pueden clasificarse en internos, externos y dinámicos. Los factores pueden clasificarse en internos, externos y dinámicos.

·       Factores Internos: Están relacionados con el deportista en sí, su estado nutricional antes y durante la práctica deportiva, así como el equilibrio adecuado de electrolitos y sales. Si existen adecuadas reservas de energía en el músculo, las probabilidades de lesión son menores.
·   Factores Externos: En los deportes de contacto suelen darse golpes entre un jugador y otro, entre el jugador y el terreno ó con algún objeto propio del área de juego.
·  Factores Dinámicos: Humedad, presión, temperatura, viento, lluvia, nieve o heladas.
Teniendo en cuenta esta clasificación, las lesiones más comunes del rugby pueden producirse:

·  En los hombros, como consecuencia de caídas con el brazo en elevación, produciendo una luxación o subluxación acromioclavicular. También  por compresión lateral forzada, generando una luxación esternoclavicular; o por  consecuencia de un tackle, en cuya caída se puede producir la fractura de clavícula.

·    En la cara o  el cráneo, como fracturas nasales, consecuencia de traumatismos directos; fractura de malar, efecto del choque de la cara con la rodilla en un tackle frontal; condritis auricular, producida por el roce frecuente en scrum; y traumatismo de cráneo, producto de una contusión directa o indirecta.




Fractura de malar

·       En las rodillas, como lesiones de meniscos debidas a rotaciones bruscas; o rotura de ligamentos, como consecuencia de un traumatismo violento sobre la región lateral de la rodilla.



Mecanismo de la rotura de ligamento anterior cruzado

·   En el codo. Se deben a caídas con el codo en hiperextensión, produciendo luxaciones y fracturas de la cúpula radial o de olecranon.
·      En las manos, como consecuencia de traumatismos sobre los dedos en extensión, generando la ruptura del extensor sobre la falange distal; la hiperextensión de los dedos, que puede producir una luxación de las falanges, o la fracturas del primer metacarpiano como consecuencia de un golpe con el puño cerrado.
·       Lesiones vertebrales,  producidas por contracturas musculares extensas en la región lumbar y por hernias discales que comprimen la salida de las raíces nerviosas. Los jugadores de primera y segunda línea suelen sufrir patologías lumbares, como consecuencia del scrum, y lesiones lumbociáticas.
·       En los tobillos, como consecuencia del estrés forzado del pie sobre el tobillo, generando un esguince; por girar el cuerpo con el pie fijo en tierra, produciendo rupturas ligamentarias y hasta fracturas.
Lesiones de tobillo.

·       En la columna cervical. Estas lesiones reciben la denominación de mecanismo en flexión, cuando se producen a la entrada del scrum, al derrumbarse el mismo o al chocar la cabeza en mauls y rucks. Y cuando son producidas por tackles altos, reciben el nombre de mecanismo en extensión.
·      En la parrilla costal, que se producen por traumatismos directos o compresiones durante el scrum y que llevan a las fractura costal o la lesión del cartílago intercostal.
·    Lesiones musculares, producidas por esfuerzos intensos, rupturas musculares completas o contracciones violentas del músculo. En este grupo se ubican las contracturas, eventualmente con calambres, distensiones y roturas de tendones.
Distensión muscular

Otro tipo de lesión frecuente en el rugby, son los cortes producidos por golpes. Pueden ser superficiales o profundos, dependiendo la intensidad y el lugar donde se produzcan.



3 comentarios: